Coach, Emprendimiento, Prueba, reto, triatlon

BE ENTRENABLE MY FRIEND

Escuchaba el otro día con cara de estupefacción como un político le reprochaba a otro que no tenía porque decirle cómo se deberían de hacer las cosas, que él y su partido sabían perfectamente como debían de proceder en cada momento. Ole, ole y ole…

Y lo peor de todo es que estamos rodeados de este tipo de individuos, que no permiten que nadie les haga una sugerencia o una crítica. Tolosa debe de tener el indicador demográfico por las nubes, de los que TOLOsaben…

Nacen aprendidos y se pasan el resto de sus vidas sumidos en su propia ignorancia convertida en una prepotencia insultante.

Esta estúpida manifestación me ha hecho reflexionar sobre mi momento actual y sobre mi reto. Y una vez más me he dado cuenta de la importancia de tiene afrontar los objetivos y la vida en general con una actitud de SER ENTRENABLE.

Cada día en cada momento, cada persona en cada instante nos puede enseñar algo si tenemos la actitud de escucha y de querer aprender. Y para ello tenemos que hacer un ejercicio de humildad importante. Siendo conscientes de que ser entrenable es la mejor manera de crecer y de avanzar hacia la meta.

No sé si conseguiré mi reto, pero en el camino estoy aprendiendo y disfrutando muchísimo.

Mi primer día en la piscina fue un sopapo de realidad. Yo con mis gafas de promoción de mi hijo mayor, un gorro de tela tres tallas más pequeño y con un bañador floreado, pensaba que lo tenía ya todo para triunfar…ole, ole y ole por mí, eso es confianza en uno mismo.

Confianza que se evaporó como la niebla en cuanto vi como iban los demás nadadores y como nadaban….para cuando yo iba todos ya me habían doblado tres veces… en ese mismo momento fue cuando me di cuenta del camino real que me quedaba hasta mi meta.

Así que decidí preguntar al de la calle de al lado, que tenía que hacer para nadar como ellos. La lógica aplastante hizo que me apuntara al cursillo de natación.

Y ahí estoy, reaprendiendo a nadar, con un bañador más acorde, con unas gafas más pro y con una ilusión desbordante que mi profesora Conchita, la gran Conchita, se preocupa de controlar cada día con muy buen criterio.

El otro día le decía; ¿Conchita, esto de ir nadando con la tabla, para mi meta de un triatlón, no tiene mucho sentido no crees? “Tú Sigue nadando y calla, que te queda mucho por aprender todavía”, me espetó con todo el cariño y la crudeza del que entiende que no existen atajos para el éxito. Y aprendo tanto…

A mi profesora le ponía yo a moderar un Estado de la nación, con toda la clase política que se cree poseedora de todo el conocimiento y la verdad.

Y lo mismo con la bici, aprendiendo cada día, con mi compañero Jesús que tiene más kilómetros en sus piernas que pelos en la cabeza, que me acompaña, aconseja y regaña…y aprendo tanto…

Y fíjate my friend, que este es para mí el único camino hacia la meta, rodearte de personas que saben, que están dispuestas a compartir su conocimiento y de las que tenemos tanto que aprender, desde la humildad, sin atajos, sin trampa ni cartón.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

You Might Also Like